30 (+2) libros que se leen en menos de dos días

<Compartimento de tren> (1938), de Edward Hopper

Vivimos acelerados, siempre tenemos prisa y, a veces, no encontramos el tiempo necesario para leer. En Quelibroleo no queremos que dejes de disfrutar de una buena lectura por este motivo.

En esta selección presentamos libros que no exceden las cien páginas, o que las superan por poco. Desde Clásicos de la literatura hasta poesía, pasando por obras de teatro, libros juveniles, de autoayuda y, por supuesto, policíacos, románticos o de suspense. En este listado te proponemos libros que terminarás en dos días o menos.

1. Sin noticias de Gurb, Eduardo Mendoza. Perdido en la Barcelona preolímpica, el extraterrestre Gurb pone al servicio de su supervivencia la extraña cualidad de adoptar el aspecto que le plazca. Se pierde con la apariencia de Marta Sánchez, mientras su compañero alienígena inicia la búsqueda en la jungla urbana. Por su diario personal vamos conociendo las increíbles peripecias de un extraterrestre en Barcelona. En este relato de carácter paródico y satírico, la invención de Eduardo Mendoza convierte la Barcelona cotidiana y absurda en el escenario de una carnavalada. Tras las máscaras pintarrajeadas y grotescas, se revela el verdadero rostro del hombre urbano actual y, tras el estilo literario, la acerada conciencia artística del escritor. Eduardo Mendoza afirma de esta obra que “Sin noticias de Gurb es, sin duda, el libro más excéntrico de cuantos he escrito. No hay en él una sola sombra de melancolía. Es una mirada sobre el mundo asombrada, un punto desamparada, pero sin asomo de tragedia ni de censura.”

2. De ratones y hombres, John Steinbeck. De ratones y hombres narra la historia de Lennie, un deficiente mental, y su compañero y ángel de la guarda George, dos braceros al borde de la indigencia. Contratados en una granja regentada por un ex boxeador, la insatisfecha esposa del patrón pone en serios aprietos a Lennie, que la mata accidentalmente y huye al bosque. Un conmovedor canto a la amistad y sobre todo una novela intensa con unos diálogos ejemplares y perfectamente construidos, de la que ningún lector podrá olvidar su desenlace.

3. Bodas de sangre, Federico García Lorca. Desde 1918, en que publicó su primer libro, hasta su muerte, Federico no dejó nunca de componer versos y escribir teatro. Austral presenta en este volumen Bodas de sangre, ejemplo esencial de su obra dramática, que construye a partir de un hecho real, una pequeña noticia del periódico, una tragedia cargada de lirismo y de elementos simbólicos. Escenifica, en prosa y en verso, la crónica llena de presagios de una pasión, de la lucha por una mujer que lleva hasta la muerte a los dos rivales. El que fue director de la Real Academia Española, Fernando Lázaro Carreter, analizó en su Introducción la génesis de la tragedia y su situación en la obra de Lorca, desvelando su simbología y su significación última.

4. Juan Salvador Gaviota, Richard Bach. Hay quien obedece sus propias reglas porque se saben en lo cierto; quien experimenta un especial placer en hacer algo bien; quien adivina algo más que lo que sus ojos ven; quien prefiere volar a comprar y comer. Todos. ellos harán amistad duradera con Juan Salvador Gaviota. Habrá también quien volará con Juan Gaviota por lugares de encanto y aventura, y gozarán como él de una luminosa libertad.

5. Novecento: la leyenda del pianista en el océano, Alessandro Baricco. En los años de entreguerras, un transatlántico, el Virginian, recorría las rutas entre Europa y América, con su carga de millonarios, de turistas, de emigrantes… En el Virginian tocaba cada noche un pianista extraordinario, llamado Novecento, con una técnica maravillosa, capaz de arrancar notas mágicas, inauditas. Se hablaba de su inusitado duelo pianístico nada menos que con Jelly Roll Morton, el inventor del jazz… Se decía que el melancólico pianista había nacido en el barco, del que jamás habría descendido. Se decía que nadie sabía la razón. Un monólogo teatral, recientemente llevado al cine por Giuseppe Tornatore con el título La leyenda del pianista en el océano, del que Alessandro Baricco ha afirmado: «Más que un texto teatral, lo considero una novela corta o un relato largo, surgido tras la estela de Océano mar, como si en esta novela no hubiera podido contar todas las historias que quería.»

6. Tú y yo, Niccolo Ammaniti. Encerrado en el sótano para pasar su semana de vacaciones lejos de todos, Lorenzo, un adolescente de catorce años, introvertido y un tanto neurótico, se dispone a vivir su sueño solipsista de felicidad: sin conflictos, sin molestos compañeros de escuela, sin comedias ni ficciones. El mundo, con sus reglas incomprensibles, ha quedado al otro lado de la puerta, mientras él disfruta de su soledad arrellanado en un sofá, entre botellas de Coca-Cola, latas de atún y novelas de terror. Hasta que un día su hermana Olivia, nueve años mayor que él, irrumpe en su búnker llena de ruda y enfermiza vitalidad y lo obliga a cruzar la línea de sombra, a quitarse la máscara de adolescente difícil y a aceptar el juego caótico de la vida exterior. Con esta novela de formación, Ammaniti ofrece una nueva y desgarradora visión de ese mundo adolescente del que es cronista excepcional, creando, con Olivia, una figura femenina de una belleza fugaz y conmovedora.

7. El paseo, Federico Moccia. Una mañana, temprano. Una playa desierta y el mar. El escenario es mágico, irreal, y el encuentro que allí tiene lugar lo es todavía más: un hijo y el padre muerto que, por última vez, habla con su hijo y escucha sus palabras. Padre e hijo se dicen por última vez todas aquellas cosas que nunca tuvieron tiempo de decirse, que quedaron aplazadas por las prisas, las distracciones, la timidez. El paseo es la historia de un hermoso sueño, de un deseo imposible que se cumple por arte de magia. Un libro que habla al corazón de padres y de hijos.

8. Matar es fácil, Agatha Christie. Un joven ex policía, Luke Fitzwilliam, coincide en el tren con la señorita Pinkerton, una anciana que le cuenta extrañas historias de asesinatos acontecidos en el pueblo de Whychwood,y le anuncia que la próxima víctima será el doctor Humbleby. Al día siguiente, Luke lee en la prensa que el mencionado médico ha muerto, y además, que la misteriosa anciana ha sido atropellada por un coche. Alarmado, se traslada a Whichwood donde finge ser un escritor que busca información para una novela y poder así investigar más libremente.

9. Cuentos completos políticamente correctos, James Finn Garner. En tiempos muy lejanos, para amenizar las reuniones, era costumbre relatarse historias los unos a los otros. Aquellas narraciones orales, muchas de las cuales llegaron a abrirse camino hasta formar parte del dominio público, reflejaban el modo de vida de la sociedad de entonces. Eran cuentos sexistas, discriminatorios, injustos, culturalmente tendenciosos y denigrantes, para las brujas, los animales, los duendes y las hadas de este mundo. Afortunadamente, James Finn Garner ha rescatado aquellas narraciones clásicas (Caperucita Roja, Blancanieves y los siete enanitos, etc…), contándolas de nuevo con un delicioso sentido del humor y de un modo mucho más aceptable para la sociedad de nuestros días, libre por completo de tendenciosidad y limpio de las influencias de un pasado culturalmente sospechoso, a años luz de la perfección que ampara todo lo políticamente correcto.

10. El amor, Margherite Duras.

11. El abanico de Lady Windermere, Oscar Wilde. Lady Windermere descubre que su marido puede estar manteniendo una relación con otra mujer. La duquesa de Berwick es la que ha delatado al marido. Lady Windermere se enfrenta a su esposo y le pide explicaciones, pero éste rechaza las acusaciones e invita a la supuesta amante, Mrs Erlynne, al baile de cumpleaños de su mujer. Ultrajada por la infidelidad de su marido, Lady Windermere decide abandonarlo para seguir a Lord Darlington, un amigo que acaba de confesarle su amor.

12. El malestar en la cultura, Sigmund Freud. El ensayo titulado EL MALESTAR EN LA CULTURA, en el que Sigmund Freud (1856-1939) sentó que nuestra especie ha pagado por el progreso el elevado precio de sacrificar la vida instintiva y reprimir la espontaneidad, es, como señala Carlos Gómez en la introducción al mismo que enriquece esta nueva edición, uno de los ensayos con más amplias repercusiones en el pensamiento del siglo xx. Completan el volumen otros trabajos fundamentales, como son «Sobre la conquista del fuego» «Consideraciones de actualidad sobre la guerra y la muerte» y los seis ensayos destinados a ser publicados bajo el rótulo genérico «Metapsicología» entre los que se halla el célebre «La aflicción y la melancolía».

13. Las ciudades invisibles, Italo Calvino. Las ciudades invisibles se presentan como una serie de relatos de viaje que Marco Polo hace a Kublai Kan, emperador de los tártaros… A este emperador melancólico que ha comprendido que su ilimitado poder poco cuenta en un mundo que marcha hacia la ruina, un viajero imaginario le habla de ciudades imposibles, por ejemplo una ciudad microscópica que va ensanchándose y termina formada por muchas ciudades concéntricas en expansión, una ciudad telaraña suspendida sobre un abismo, o una ciudad bidimensional como Moriana… Creo que lo que el libro evoca no es sólo una idea atemporal de la ciudad, sino que desarrolla, de manera unas veces implícita y otras explícita, una discusión sobre la ciudad moderna… Creo haber escrito algo como un último poema de amor a las ciudades, cuando es cada vez más difícil vivirlas como ciudades.

13. Pedro Páramo, Juan Rulfo. Pedro Páramo es una de las obras maestras de la literatura hispanoamericana. La novela cuenta cómo el protagonista, Juan Preciado, va en busca de su padre, Pedro Páramo, hasta el pueblo mexicano de Comala, un lugar vacio, misterioso, sin vida. Allí, el joven descubrirá que toda la gente del pueblo se llama Páramo, que muchos de ellos son sus propios hermanos, y que Pedro Páramo está muerto. Estamos, pues, ante una novela misteriosa y fantástica cuya atmósfera envuelve al lector y los transporta a un territorio mágico de sorprendentes ramificaciones.

14. Un monstruo viene a verme, Patrick Ness y Siobhan Dowd. Siete minutos después de la medianoche, Conor despierta y se encuentra un monstruo en la ventana. Pero no es el monstruo que él esperaba, el de su pesadilla, esa que tiene casi todas las noches desde que su madre empezó el tratamiento, la de la oscuridad y el viento y los gritos… Este monstruo es algo diferente, antiguo… Y quiere lo más peligroso de todo: quiere la verdad.
Patrick Ness hila esta historia a partir de una idea original de Siobhan Dowd, quien no pudo escribirla debido a su prematura muerte a causa del cáncer. Un monstruo viene a verme, publicado en diecisiete países y .merecedor del Premio Nacional Galaxy, votado por libreros, y del Premio The Red House, cuyo jurado está compuesto por niños es, además, el primer libro en ganar, al unísono y en 2012, dos de los premios más prestigiosos del Reino Unido: la Medalla Carnegie al mérito literario y la Medalla Kate Greenaway al mérito artístico a las maravillosas ilustraciones de Jim Kay

15. Carta de una desconocida,  Stefan Zweig. Sólo quiero hablar contigo, decírtelo todo por primera vez. Tendrías que conocer toda mi vida, que siempre fue la tuya aunque nunca lo supiste. Pero sólo tú conocerás mi secreto, cuando esté muerta y ya no tengas que darme una respuesta; cuando esto que ahora me sacude con escalofríos sea de verdad el final. En el caso de que siguiera viviendo, rompería esta carta y continuaría en silencio, igual que siempre. Si sostienes esta carta en tus manos, sabrás que una muerta te está explicando aquí su vida, una vida que fue siempre la tuya desde la primera hasta la última hora.

16. ¿Cuánta tierra necesita un hombre?, Leon Tolstoi. Escrito en 1886, ¿Cuánta tierra necesita un hombre? es una modernísima parábola sobre la ambición del ser humano. Pajom es un campesino al que ninguna extensión de tierra satisface: cuanta más tiene, más necesita. Al conocer que los habitantes de una lejana región, los bashkirios, le ofrecen tanta tierra como pueda recorrer en un día, no lo dudará e intentará abarcar la mayor cantidad posible… La prosa de Tolstói —decía Nabokov— late al ritmo de nuestro corazón. Elena Odriozola (Segundo Premio Nacional de Ilustración 2006) ha captado ese pulso narrativo y nos lleva con sus imágenes a la tierra que vio nacer a Pajom, permitiéndonos acompañarle en su viaje por la estepa rusa, marcado por el ritmo de su ambición. Las vacas serán testigo de ese afán.

17.  El buzón de tiempo, Mario Benedetti. Buzón de tiempo recorre las diferentes formas del encuentro: el recuerdo nostálgico de un amor perdido, los rumores de otras épocas, las llamadas sin respuesta, la identidad dolorosamente recuperada, los espejos que envejecen las imágenes, la inminencia de la muerte, el regreso de la conciencia con máscara de fantasma, y los guiños compartidos: el fútbol, el cine, Viglietti, el subcomandante Marcos… Mario Benedetti nos revela el mundo ya como poesía, ya como trampa, y siempre como promesa. Convoca a la emoción original apelando a sus mejores recursos: el humor más inteligente, la ironía más punzante, la ternura más conmovedora.

18. Eugene Pickerine, Henry James. Eugene Pickering, el protagonista de esta nouvelle de Henry James publicada por primera vez en 1874, ha vivido toda su vida a la sombra de un padre autoritario e inflexible. Muerto este, viaja a Europa con la idea de permanecer en el Viejo Continente durante seis meses. A los pocos días de haber llegado a Homburgo, primera etapa de su viaje, y cuando empieza a sentir ya una «sensación febril de liberación» recibe una carta del padre de la joven con la que está comprometido desde que eran niños. Convencido de que la carta supone el fin de su recién estrenada libertad, decide no abrirla y pedirle a su amigo el narrador que la guarde hasta que él se la pida.

19. Un espía llamado Sara, Bernardo Atxaga. El antiguo marinero bilbaíno Martín Saldías se convierte en espía para servir los intereses de don Carlos durante la primera guerra carlista. Tiene que llevar un mensaje que contiene una información muy importante para el desarrollo de la guerra. En el camino, para unos días en un campo militar carlista. Edad recomendada: 13 a 18 años.

20. La mujer de negro, Susan Hill. Cuando el joven abogado Arthur Kipps recibe el encargo de viajar a un pueblo remoto del interior rodeado de marismas brumosas para asistir al entierro de una anciana no puede ni imaginar lo que le espera, y sólo ve en ello la posibilidad de progresar profesionalmente, lo que quizá le permita finalmente casarse. Mientras intenta poner orden en el legado de la difunta, empieza a ver una extraña aparición y se introduce en una historia que los lugareños intentan olvidar: la de una madre soltera que tuvo que dejar a su hijo al cuidado de su hermana, pero el niño se hundió en las marismas mientras su madre biológica lo miraba todo impotente desde su ventana. Según dice la tradición, siempre que alguien ve al espectro de la madre, muere un niño, y a la larga Arthur Kipps comprobará en su propia familia hasta qué punto esa tradición es cierta. Esta historia ha sido adaptada para la gran pantalla en una versión dirigida por James Watkins y protagonizada por Daniel Radcliffe.

21. La joven de las naranjas, Jostein Gaarder. “Mi padre murió hace once años, cuando yo sólo tenía cuatro. Creí que no volvería a saber nada de él, pero ahora estamos escribiendo un libro juntos…” Así comienza La joven de las naranjas que hace reflexionar al lector sobre la intensidad de la Vida, pero también sobre la muerte. Una historia que nos habla del Tiempo y sobre qué somos realmente, qué misterio compartimos con el universo. ¿Elegiríamos nacer, y conocer la vida en toda su intensidad, sabiendo que quizá sea para permanecer sólo un instante en ella? ¿O rechazaríamos la oferta? Georg, un joven de 15 años apasionado por la astronomía, encuentra una antigua carta que su padre escribió para él al saber que iba a morir. En ella le cuenta el gran amor que sintió por la misteriosa Joven de las Naranjas para finalmente formularle una importante pregunta, a la que Georg debe responder. Antes de contestar, Georg habrá escrito un libro con su padre, un libro que va más allá del tiempo y de los límites de la muerte.

22. Demonios familiares, Ana María Matute. Demonios familiares es una historia de amor y culpabilidad, de traiciones y amistad, al más puro estilo de la autora. Transcurre en una pequeña ciudad interior española en 1936, con una protagonista femenina que pronto será inolvidable

23. Querido Diego, te abraza Quiela, Elena Poniatowska. Octubre de 1921. Angelina Beloff, pintora rusa exiliada en París, envía una carta tras otra a su amado Diego Rivera, su compañero desde hace diez años, que la ha dejado abandonada y se ha marchado a México sin ella. Angelina, a quien Diego se dirige con el diminutivo de Quiela, fue la primera esposa del muralista mexicano y una excelente pintora, eclipsada por el genio de su marido. Su relación, marcada por la pobreza y por la tiranía de Rivera, fue tormentosa, y la adoración de Quiela, incondicional. Brutal, ególatra, irresistible, Rivera se nos dibuja como un monstruo que hace su voluntad en el arte y el amor. «Ella me dio todo lo que una mujer puede dar a un hombre» diría Rivera. «En cambio, recibió de mí todo el dolor en el corazón y la miseria que un hombre puede causarle a una mujer.

24. El sombrero de tres picos, Pedro de Antonio Alarcón. «El sombrero de tres picos» ha merecido grandes y unánimes elogios. La novelista Emilia Pardo Bazán lo consideraba el rey de los cuentos españoles. En él sobresalen las mejores cualidades literarias de Alarcón: estilo ameno y fluido, uso del humor y de la ironía, habilidad para urdir enredos argumentales que intrigan al lector… Así se comprende que, mientras las novelas de Alarcón han quedado bastante olvidadas, podamos seguir leyendo con agrado «El sombrero de tres picos».

25. Los secretos que jamás te contaron. Para vivir en este mundo y ser más cada día, Albert Espinosa. Cuando nacemos, nadie nos proporciona un manual para aprender a vivir, ni instrucciones para ser feliz. Y, sin embargo, encontrar la felicidad no es tan difícil. En realidad, existen unos secretos para vivir en este mundo que quizá nadie se haya tomado la molestia de explicarte. Por eso Albert Espinosa ha querido compartir contigo en este libro los suyos, los que ha ido descubriendo a lo largo de su vida, aquellos que le hacen sentirse vivo, los que le han servido y todo lo que ha aprendido a lo largo de su extraordinario recorrido. Los secretos que jamás te contaron no es un libro normal, escrito para ser leído sin más; está pensado para que cada persona lo inspire y lo haga suyo.

26. Habitaciones separadas, Luis García Montero. Tomo sostenido, poderosa nostalgia, emoción delicada que no alza la voz, poesía escueta, ceñida, Habitaciones separadas es la obra de un poeta joven, pero ya importante. La poesía de Luis García Montero indica una de las tendencias más valiosas de la lírica española contemporánea, esa línea que se ha llamado poesía de la experiencia. Podríamos llamarla también poesía de la vida, poesía que trata de explorar la realidad de todos los días, que colinda por una parte con lo maravilloso y por otra con lo cotidiano. Octavio Paz.

27. Los espejos venecianos, Joan Manuel Gisbert. Giovanni Conti, estudiante de Letras en Padua, encuentra alojamiento en una casa vieja regentada por una anciana misteriosa. Desde la ventana de su cuartucho, divisa un antiguo palacio que parece abandonado. Advierte, sin embargo, algún movimiento, por lo que decide buscar información en la biblioteca de la universidad, pero no la halla. Una noche, entra en el palacio, allí descubre unos espejos donde observa una imagen que no corresponde exactamente a la realidad: cree ver en ellos el fantasma de Beatrice Balzani, miembro de la familia a la que pertenecía el palacio.

28. El gato al que le gustaba la lluvia, Henning Mankell. Una mañana, cuando Lukas se despierte, descubrirá que Noche, su gato, ha desaparecido. Lukas lo buscará sin descanso. -Te voy a encontrar, Noche -se dijo a sí mismo en voz baja para que nadie pudiera oírlo-. Sé que ha pasado algo. Pero te encontraré. Lo prometo. El gato al que le gustaba la lluvia es una inteligente novela infantil galardonada en 1991 con el premio Nils Holgersson. Con sentimiento y fuerza, esta novela narra las profundas cuestiones de la vida, como la libertad, la nostalgia o el amor.

29. La tejedora de la muerte, Concha López Narváez. Este es un relato de misterio con bastantes momentos de terror. ¿Qué ocurre en la vieja casa abandonada? ¿Por qué la mecedora se mueve por sí sola? ¿Hay alguien en la antigua habitación de Andrea? ¿Será cierto que el espíritu de la tejedora ha tomado posesión de la casa en la que nació? ¿Qué sucederá cuando descubra que Andrea también se ha instalado en ella…? Un conjunto de misterios inquietantes son, precisamente, el asunto de toda esta historia.

30. Reinventarse. Tu segunda oportunidad, Mario Alonso. El Dr. Mario Alonso Puig nos ofrece un mapa con el que conocernos mejor a nosotros mismos. Poco a poco irá desvelando el secreto de cómo las personas creamos los ojos a través de los cuales observamos y percibimos el mundo. Son estos ojos los que tantas veces hacen que nos enfoquemos en las culpas del pasado y no en las posibilidades del futuro. El futuro que este libro nos permitirá afrontar con una nueva mirada.

31. Las batallas en el desierto, José Emilio Pacheco. Todo parecía posible en México a finales de los años cuarenta, recuerda Carlos, el narrador y protagonista de esta novela. Y a la salida de la escuela las diferencias se dirimían en las batallas de la pandilla en uno de los desiertos del barrio. Ninguna experiencia, sin embargo, fue tan intensa para el niño que estaba a punto de convertirse en adolescente como el enamoramiento puro y arrebatado que vivió al conocer a la madre de su amigo Jim. La historia de esa iniciación amorosa se ha convertido en una inolvidable obra maestra.

32. Aura, Carlos Fuentes. Un jardín maléfico circunda una casona en la que el tiempo salta, abrupto, desde la ordenada linealidad de los relojes para lanzarse a la ferocidad del desconcierto. Habitan este enclave elementos como el laberinto, el doble, la espectral línea entre la vida y la muerte que, al difuminarse, hace brotar lo ominoso y genera un Aura poblada por sombras ambiguas y silencios enmohecidos. Los collages de Alejandra Acosta intensifican los contrastes, resaltan la decadencia del esplendor victoriano, le dan forma tangible a ese espejismo en forma de oasis que nos adentra en sus arenas movedizas.

 

Valencia, 2 abr. (Àngels S. Amorós, Quelibroleo)

Compartir en:
RSS
Follow by Email
Facebook
Google+
http://www.coccinelleshow.com/noticias/libros/30-libros-que-se-leen-en-menos-de-dos-dias/
Twitter
YouTube
Pinterest
LinkedIn
Instagram


8 opiniones en “30 (+2) libros que se leen en menos de dos días”

  1. El libro que me leí en dos días (a pesar de sus 300 páginas) fue uno que me regalaron hace un mes; Zelig es de un autor nobel llamado Alejandro García. No podía dejarlo, en la portada ponía: ” prepárate para el viaje” y vaya si me embarque en el viaje. 48 horas absorta en un thriller que no se me olvidará fácilmente .

    1. Hola Raquel, muy buen ejemplo. La cantidad de páginas nunca es un indicador del tiempo que hay que invertir en una lectura. Gracias por tu aportación. Saludos

  2. Muchas gracias or la aportación. Ya he leído algunos de los y en efecto, se leen en menos de dos dias. Agregaría Las batallas en el desierto de José Emilio Pacheco y Aura de Carlos fuentes, muy breves los dos pero realmente fabulosos.

  3. Habéis citado “ Carta a una desconocida “de Stefan Zweig. Yo añadiría algunas más de este autor q han dejado una huella imborrable en mi como l Venticuatro horas de la vida de una mujer” o la Calle del Claro de Luna.o sus fantásticas biografías como ladeMaría Antonieta, de Napoleón de Erasmo etc. Y como olvidar Momentos estelares de la Humanidad o El Mundo de ayer. En fin libros que deseas volver y volver a leer y que desde luengo os recomiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *